¡La importancia de nuestra salud intestinal!

Laura ODogherty apto para diabeticos beneficios comida dieta para diabetes dietas prebióticos salud salud intestinal saludable

Los intestinos son uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, tomando un papel fundamental en nuestra vida diaria. En ellos habitan miles de millones de microorganismos conocidos como microbiota intestinal, un jugador clave en el comportamiento de nuestro organismo.


Estos microorganismos influyen desde el modo en el que absorbemos los nutrientes de los alimentos que consumimos, pasando por la eficacia de nuestro sistema inmune y llegando incluso hasta aspectos como el envejecimiento y la salud mental, reduciendo la probabilidad de padecer ansiedad o depresión. Cuidar tu intestino no sólo es importante para la salud física, sino también para tu bienestar mental.


Pero, ¿cómo puedes cuidar tu salud intestinal con alimentos? Lo más importante es tener una dieta balanceada que se caracterice por el consumo variado de nueces, frutas y verduras. Entre éstas, las más importante son las manzanas, cuyas pectinas ayudan a la formación de bacterias positivas, la papaya que, al ser rica en papaína ayuda en la descomposición de las fibras de las proteínas, y hasta el cacao, principalmente en sus presentaciones más naturales.


También es importante consumir más proteínas que vengan de legumbres que las proteínas de origen animal. Los cereales, como la cebada, alta en fibra prebiótica, también tiene muchos beneficios. El ajo, sin duda, tampoco puede faltar en una dieta beneficiosa para el intestino, ya que ayuda a prevenir irregularidades y enfermedades gastrointestinales. 


Los suplementos probióticos y prebióticos también son una buena opción, aunque es importante recordar siempre que no son un sustituto para los alimentos y que su funcionamiento es mucho más óptimo cuando se consumen junto a una dieta balanceada. El yogurt es un alimento alto en contenido probiótico, aunque hay que saber diferenciar los más sanos de los que no son tan beneficiosos por su contenido alto en azúcar.


Por último, hay que reducir la ingesta de carne roja procesada, comidas rápidas y dulces y azúcares refinados, pues pueden dañar la microbiota intestinal y hacerte más propenso a padecer enfermedades gastrointestinales e infecciones bacterianas que dañen la salud de tus intestinos. 


Sin embargo, todo es poco a poco y sin juzgar(se). El cambio no es de un día para otro. El cambio se da con una acumulación de pequeños esfuerzos. Así que, no te presiones, no te agobies sólo infórmate y valora tus avances aunque sean pequeños. Lo más difícil es empezar, después todo fluye. 


¡Tú puedes!



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario