¿Qué tan bueno es el intermittent fasting?

Isabel O'Dogherty actividad física amor amor propio beneficios comida consejo consejos dieta balanceada dieta para diabetes dieta saludable dietas ejercicio energia estrategias fasting health healthy inseguridades inspiración intermittent fasting logros metas preguntas recomendaciones reto retos salud salud intestinal saludable tips

El intermittent fasting se ha vuelto bastante popular en las dietas desde hace un tiempo, tanto que es prácticamente imposible no haber escuchado o leído sobre él al estar investigando el mundo de las dietas. Pero, ¿qué es este método y que tan bueno o malo puede llegar a ser para tu salud?

El intermittent fasting consiste en pasar períodos prolongados de tiempo sin consumir calorías, hace lo que se conoce como fasting. Este método ha demostrado conseguir múltiples beneficios sobre el cuerpo pero también puede traer algunos problemas inesperados.

Para empezar, es importante saber que existen múltiples métodos para hacer intermittent fasting. Algunos buscan que pases horas sin consumir un sólo alimento y otros más bien buscan que sean días enteros con una ingesta calórica mínima para después reponerlo en los días siguientes. Pero, ¿cuáles son los pros y los contras de este método?

Pros: Algunos de los múltiples beneficios que se han visto incluyen pérdida de peso, un riesgo disminuido de padecer enfermedades cardiovasculares, una menor presión de la sangre y un mayor control del azúcar en el cuerpo, además de mejorar algunas de las funciones del cerebro relacionadas con la memoria y la concentración.

Contras: Los problemas que pueden llegar a presentarse van desde la disrupción de la vida social por el consumo, la dificultad que conlleva, irritabilidad, fatiga, dolores de cabeza y hasta problemas de salud más grandes que pueden incluir desbalances hormonales que derivan en insomnio, ciclos menstruales inestables y hasta problemas de la tiroides. 

Al final, como cualquier método de dieta fuerte, el intermittent fasting trae consigo múltiples beneficios que pueden acabar derivando en problemas. El consenso más común es que este método sólo debería de llevarse a cabo por personas muy sanas y no por personas con inmunodeficiencia, problemas mentales o con desórdenes alimenticios.

Cada cuerpo es diferente, por lo que el intermittent fasting podría traerte una gran cantidad de beneficios en el cuerpo o una cantidad de problemas que no serán lo mejor. Recuerda que existen muchos métodos para hacerlo y que dependiendo de la persona pueden ser más o menos eficientes. Lo mejor siempre será consultar a expertos de la salud antes de intentar métodos que alteren el cuerpo de formas extremas.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario