El final inesperado de la Euro 2020

Laura ODogherty Andrea Bocelli Austria azzurra Barella Bélgica Bonucci Buffon Catar 2022 Chiellini Chiesa Del Piero Dino Zoff Donnarumma España Estadio Olímpico Estadio Olímpico de Roma Euro 2020 Eurocopa Francia Gigio Donnarumma Inglaterra Italia Jorginho Leonardo Bonucci Locatelli Luis Enrique Luke Shaw Nessun Dorma Nesta Puccini Rashford Roberto Mancini Roberto Martínez selección italiana Suiza Totti Turquía Verratti Wembley

El pasado domingo 11 de julio, la selección nacional de fútbol de Italia logró una gesta que muy pocos creían posible antes del torneo: ganar la Euro 2020. Una selección italiana que, jugador por jugador, parecía estar muy lejos de aquel equipo de Totti, Nesta, Buffon y Del Piero que nos deleitó en el mundial hace 15 años.


La azzurra abrió el torneo en el Estadio Olímpico de Roma, en un partido donde demolieron a Turquía por tres goles a cero tras un bellísima ceremonia de inicio que tuvo a Andrea Bocelli cantando el Nessun Dorma de Puccini. Desde aquel día, los ojos se fijaron en l’Italia de Roberto Mancini, especialmente por su racha de más de treinta partidos invictos.


Tras una fase de grupos con pleno de victorias, Italia sufrió su primer desliz en los octavos de final contra Austria, tras conceder un gol y romper la racha de imbatibilidad de Gigio Donnarumma, que se acercaba a la de su compatriota que ostenta el récord mundial, Dino Zoff. Con dificultad, Italia logró vencer a los austriacos en la prórroga.


Tras vencer a Bélgica en cuartos, en un dominio italiano que parecía difícil de entender, pues la Bélgica de Roberto Martínez se había antepuesto como favorita para ganar el título tras la sorprendente eliminación de Francia contra Suiza en los octavos de final, Italia venció también a la España de Luis Enrique en un partido bastante reñido, que la azzurra terminó por llevarse en los penaltis. 


El 11 de julio llegó la cita esperada. Una final histórica entre Italia, que no conquistaba el campeonato desde 1968, e Inglaterra, que por increíble que parezca, jamás ha ganado la Eurocopa. El título se disputaría en el emblemático estadio de Wembley, en Londres, poniendo a Italia en una situación bastante complicada. 


Luke Shaw logró marcar en apenas el tercer minuto del partido, reventando la totalidad del estadio repleto de aficionados ingleses. El primer tiempo fue un infierno para la Nazionale, que sufrió un asedio de Inglaterra que parecía mucho más cerca de conseguir su segundo gol. 


El segundo tiempo cambió la situación por completo. Italia salió decidida a ganar y consiguió su recompensa en el minuto 67 con un gol de Leonardo Bonucci. Los azzurri pasaron a dominar el partido y tuvieron a Inglaterra contra las cuerdas hasta el minuto 120. 


La tanda de penaltis decidió todo. Tras un fallo de Rashford y dos grandes paradas de Donnarumma, Italia se alzó vencedora del torneo 53 años después. La grandeza de los centrales, Bonucci y Chiellini, la grandísima actuación de Chiesa y el dominio de un mediocampo con Jorginho, Locatelli, Verratti y Barella se llevaron todos los halagos pues lograron la increíble gesta de hacer a la azzurra campeona una vez más.


Italia logró el objetivo soñado: ganar la Eurocopa y, además, a los ingleses en su propio suelo. Veremos qué sucede en el próximo mundial de Catar 2022 en donde seguramente Italia será una de las favoritas. Por ahora, a la azzurra le toca celebrar lo que resta del verano. Tanti auguri fratelli.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario