El azúcar

Laura ODogherty apto para diabeticos artifical azúcar beneficios comida dieta para diabetes dietas edulcorantes healthy regular azúcar salud salud intestinal saludable splenda stevia yacón

El azúcar es uno de los alimentos más peligrosos que consumimos de forma constante. Desde hace décadas la industria alimentaria se ha encargado de llenar sus productos de azúcar con el fin de engancharnos como consumidores, pero, ¿qué tan peligrosa es el azúcar y qué alimentos son los que más la contienen?

Es importante tener conciencia como consumidores de la cantidad de azúcar que se esconde en los productos que consumimos diariamente. Desde lo más esperado como dulces o bebidas enlatadas, hasta cereales, yogures, condimentos y pan, incluso en algunos que parecen ser saludables. 

Este consumo tan constante de azúcar es uno de los causantes directos de enfermedades coronarias, enfermedades hepáticas y diabetes. De hecho, según Miguel Ángel Almodóvar, en su libro Azúcar, el enemigo invisible, el mayor culpable de la obesidad que afecta al mundo desde hace tiempo no son las grasas o el sedentarismo, es el altísimo consumo de azúcar al que estamos acostumbrados.

Además, los niveles anormalmente altos de insulina que percibe el cerebro tras este consumo de azúcar pueden aumentar considerablemente el riesgo de padecer daños cerebrales, principalmente deficiencias en la memoria y en las habilidades de razonamiento. En el mismo libro, Almodóvar cita, aunque aún con poca evidencia, que este consumo exagerado de azúcar puede incluso incrementar el riesgo de padecer cáncer. 

El azúcar, aunque se diga poco, se trata de una droga que altera el sistema nervioso y que además, causa estragos tanto en nuestra salud física como en nuestra salud mental. Aunque pueda parecer relativamente inofensiva, tiene un potencial adictivo que actúa en el cerebro de forma muy parecida al alcohol, el tabaco e incluso la cocaína.

Tan alto es el nivel de dopamina que genera en el cerebro, que una vez que se presentan los síntomas de adicción, se tiene que tomar más azúcar para sentirse satisfecho, por lo que ya no se trataría sólo de un gusto por el sabor, sino que incluso se puede llegar a tener la necesidad fisiológica de consumirla y padecer síndrome de abstinencia si se deja de consumir con constancia.

Con el fin de evitar este tipo de problemas, lo primero que se debe de hacer es dejar de consumir los productos altos en azúcares, evitando principalmente dulces, refrescos y panes y cereales que no sean de origen natural. Es muy importante también encontrar un sustituto sano que sirva como endulzante, como es el jarabe de yacón.

Es importante informarnos sobre qué alimentos estamos ingiriendo y cúal es su valor nutricional. Como la típica frase de nuestros padres: nuestro cuerpo es un templo y hay que cuidarlo, tanto por fuera, como por dentro.



Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario